Unos 500.000 niños siguen en precarios albergues tras un año del sismo en Haití