En silla de ruedas, tras una brutal paliza en el portal de su casa