Los corales del Caribe, en riesgo de morir por el síndrome blanco