El síndrome postvacacional afecta más a los niños que a los adultos