Los síntomas no motores del Parkinson son los más olvidados en la comunicación médico-paciente