Las niñas sirias Alma y Alizar cierran la puerta de la guerra y abren la de la esperanza