Vivir a través de las pantallas, ¿es vivir?