El sms, cada vez más olvidado, cumple 25 años