El sol, nuestro peor enemigo si no se toma con mesura