Un pueblo de Pontevedra se convierte en los ángeles de la guarda de una familia con problemas