La solidaridad se dispara en un Japón sacudido por la tragedia