El papa expresa solidaridad a los gitanos que ocuparon una basílica de Roma