Los solteros, propensos a beber más y con mayor frecuencia que los casados