La policía sospecha que las últimas acciones de grafiteros en Metro de Madrid y Barcelona son un reto entre ellos