El sospechoso de Algete, huído