Un carterista de Barcelona llama a la policía porque las patrullas ciudadanas no le dejan entrar la metro a robar