Los hijos que vieron cómo apuñalaban a su madre en Archena estaban llorando en el hueco de la escalera