El Chicle, acorralado por los testigos