La nueva y peligrosa tradición pamplonesa los jueves: emborracharse y destrozar la ciudad