Silvia, víctima de malos tratos, pide que cambie la ley para que la perra que le protege no se considere “arma ofensiva”