El móvil económico cobra fuerza en el crimen de la sucursal bancaria de Barcelona