Los suicidios de trabajadores de France Télécom obligan al Gobierno a actuar