Los coches sumergidos tras la intensa tormenta en Santillana de Mar, directos al desguace