Se desvanece el móvil económico: Asunta no estaba en el testamento de sus abuelos