El Supremo abre la puerta a reducir el salario de un funcionario si no cumple con su trabajo