Los surferos más expertos aprovechan las olas de 8 metros en San Sebastián