La lluvia y el granizo suspenden procesiones y originan accidentes múltiples