El tabaco es responsable de 1.000 muertes de trabajadores de hostelería al año