Amaia, Nacho, Marga: los rostros de la desolación de Tafalla