Un zoo tailandés reproduce por primera vez en cautiverio una rara especie de pitón