Una tatarabuela australiana bate el récord de salto en paracaídas y lo hace para ayudar