Los taxistas de Ourense, divididos