Los taxistas, hartos de unas ladronas