Una técnica de relajación permite neutralizar los pitidos en pacientes con sordera