Los técnicos estudian las causas del derrumbe y unos 60 vecinos siguen desalojados