"Nos tememos lo peor; sólo nos queda rezar", dice la mujer de Fernández Tapias