Las altas temperaturas refrendan un verano más cálido de lo habitual