El temporal deja destrozos por toda la geografía española