El litoral gallego estrena la primera alerta roja del invierno