Dos meses después del temporal de nieve, los comercios de Sierra Nevada siguen cerrados