Tras horas de tensión por un escape de gas, el centro de Madrid vuelve a la normalidad