Los termómetros en las marquesinas de Sevilla tienen los días contados