Tras el terrmoto de Albacete, llega el miedo al fracking y al cementerio nuclear