Los terroristas de Barcelona y Cambrils grabaron vídeos mofándose de la gente a la que pensaban asesinar