Media España mira al cielo con resignación