Los psiquiatras valoraron internar al exmarine autor de la masacre en un bar de California