El autor del tiroteo en un centro comercial holandés tenía licencia de armas