El bebé hospitalizado en Lugo por malos tratos vivía entre “una tonelada y media de basura”