Una tormenta de verano provoca el caos en Castilla y León