Los servicios de rescate ponen freno al pánico en una jornada de intensísimas tormentas en Canarias